Seguridad Vial: recomendaciones para las conductoras embarazadas

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, y queríamos aprovechar la oportunidad para brindar consejos y recomendaciones sobre seguridad para las conductoras, especialmente las embarazadas.

Embarazadas: consejos para viajar seguras” es una de las actividades que lleva a cabo en conjunto Citröen Argentina con Cesvi en materia de Seguridad Vial. Señalan que “la mujer actual prácticamente no interrumpe su rutina habitual durante el embarazo y entre las actividades diarias se encuentra la conducción de un vehículo”

Las mujeres que estén en “la dulce espera” no están imposibilitadas para conducir, pero lo deben hacer con las medidas de seguridad correspondientes. Cesvi Argentina indica que “no hay mejor manera de proteger a un bebé dentro de la panza que resguardar la vida de la futura mamá.

¿Las embarazadas pueden manejar? ¿Cómo?

seguridad-vial-embarazadas-portalarodar

El uso correcto del cinturón de seguridad en las embarazadas es fundamental.

Citröen y Cesvi responden “utilizando siempre el cinturón de seguridad, aunque en el caso de las embarazadas deben tomarse algunos recaudos especiales para garantizar su correcto uso y no sufrir lesiones”

“Según estudios clínicos sobre siniestros sufridos en mujeres embarazadas, se ha podido determinar que la causa más importante de pérdida fetal es la gravedad de las lesiones maternas sufridas por impactos contra el volante o la plancha de instrumentos en el momento del choque. Esta situación se genera aún en impactos de menor magnitud por encontrarse la panza de la mujer muy cerca de dispositivos que podrían generarle daños físicos”, señala Cesvi Argentina.

Entonces, si las mujeres embarazadas pueden conducir, ¿cómo deben hacerlo? Aprendiendo a utilizar correctamente el cinturón de seguridad y siguiendo las recomendaciones:

  • La banda inferior pélvica (la cinta horizontal) del cinturón debe quedar lo más baja posible y bien ceñida a la pelvis, y nunca sobre el estómago ni el vientre. La panza debe quedar libre para que, en caso de choque, el cinturón actúe sobre la pelvis y no sobre el útero directamente.
  • La banda superior toráxica (la cinta vertical oblicua) del cinturón debe bajar cruzando el centro del hombro izquierdo, entre los senos y sobre el esternón, evitando que quede situada encima solo de uno de ellos. Luego, acomodarlo por sobre las costillas derechas por fuera del vientre para que no ejerza presión sobre éste.
  • Ambas cintas del cinturón de seguridad (para que éste cumpla correctamente su función) no deben quedar nunca holgadas. Si así lo hicieran pueden llegar a producir daños al deslizarse sobre el abdomen.
  • No usar jamás almohadones sobre el asiento, detrás de la espalda, ni la banda superior del cinturón bajo el brazo o la axila.
  • Si el cinturón pasa por encima de algún elemento rígido (una birome o un celular) puede ser muy peligroso en un impacto ya que magnificaría la presión en ese punto, producto de la tensión del cinturón de seguridad.
  • En caso de que la embarazada sea quien conduzca el vehículo, tiene que regular la butaca lo más atrás posible en la medida de obtener una posición cómoda de conducción evitando posturas que mantengan demasiado cerca la panza del volante o del tablero de instrumentos.
  • Si se puede regular la posición del volante, éste debe estar ubicado lo más alto posible evitando el enfrentamiento con el vientre.

Igualmente, Cesvi Argentina y Citröen aclaran: “es importante que la mujer que conduzca durante el embarazo, lo haga con mucha precaución ya que los riesgos sobre la madre y el futuro bebé se verán magnificados en un impacto, sobre todo si se genera a alta velocidad, por lo que un buen consejo es levantar el pie del acelerador, guardar una distancia importante con el vehículo que la antecede y evitar tomar riesgos innecesarios”

(Foto: Starmedia.com)

Comentarios