Cómo es el transplante de órganos y tejidos en Córdoba

(Foto: La Hora)

(Foto: La Hora)

Al tramitar el carnet de conducir o el DNI, desde hace unos años, se te pregunta si querés ser donante de órganos. Quizás lo más cerca que estuviste de este hecho es alguna campaña que se difundió por los medios, pero seguramente en tu entorno social hay algún trasplantado o familiar de donante cerca. También podrías estar participando del traslado de un órgano si vas en un vuelo comercial, y esa ambulancia que se va abriendo paso desde y hacia el aeropuerto puede estar llevando un corazón, pulmones, riñones, córneas y otros tantos tejidos que sirven para dar vida a otra persona.

En Córdoba funciona una sede del INCUCAI, llamada ECODAIC. Las oficinas del organismo están ubicadas a la par del Hospital Misericordia, y dependen del Estado Provincial. El Ente Coordinador de Ablación e Implante de Córdoba realiza de manera silenciosa pero a la luz de la población una gran tarea en materia de salud, encargándose del traslado de órganos y tejidos. Y como reza la campaña que habrás podido ver en los medios de comunicación, folletería o la vía pública, “donar es dar vida”.

ECODAIC

¿Cómo es el proceso? En primer lugar, cuando un paciente fallece en una unidad de terapia intensiva de un hospital en cualquier parte del país, inclusive Córdoba, el médico responsable del paciente es quien inicia el proceso de donación de órganos y/o tejidos si la familia y/o el paciente ha expresado su consentimiento y voluntad. Lo que se realiza como primera medida es la certificación de muerte, constatando el fallecimiento de la persona bajo un riguroso protocolo médico que se basa en diferentes criterios neurológicos y la parada cardíaca. Esto significa que se le hará un electroencefalograma, el cual deberá estar “plano”, y que sirve a los profesionales para confirmar la situación irreversible del individuo.

Posteriormente, lo que se procura es dar la contención y atención a los familiares en este momento tan difícil, procurando no generar molestias en el momento de duelo y desconsuelo que pasan por la pérdida de su ser querido. Mientras, si hubo interés del paciente o familia en la donación, se procederá médicamente a realizar técnicas para el mantenimiento de los órganos. Por medios artificiales, se mantienen irrigados los órganos y se realizan estudios de laboratorio que garantizan las condiciones óptimas para ser trasplantados.

En este momento la persona ya ha fallecido, pero su organismo se mantiene funcionando por un corto período de tiempo necesario para efectuar más tarde la ablación (extracción) de sus órganos o tejidos, nos explicaron en una entrevista que realizamos a médicos especialistas del INCUCAI Córdoba.

Desde ECODAIC señalan que en esta instancia la persona no está “viva”. Lo que sucede es que el cerebro ha dejado de funcionar, y sus órganos también lo habrían hecho si no fuera porque se los está manteniendo artificialmente; es un estado definitivo y se han hecho ya todos los intentos de reanimación y controles de rigor para asegurar que no existe ninguna posibilidad médica de reversión.

En este momento, no obstante, se considera la voluntad de la persona y de los familiares o allegados. Lo primero que hace el personal médico es consultar el Registro Nacional de Expresiones de Voluntad para la Donación, para saber si el fallecido dejó constancia expresa de su voluntad de donar los órganos y conversar con sus familiares sobre si ellos estaban a noticiados de esto. Si no dejó manifestación expresa, se le consulta a la familia para que de testimonio de última voluntad respecto a la donación, ya que muchas veces uno al momento de renovar el carnet de conductor o documento decidió omitir la respuesta, pero puede que lo haya comunicado a la familia en algún momento.

Si la persona fallecida es un menor de 18 años, son los padres o representantes legales quienes deciden sobre la donación de órganos y/o tejidos. En estos casos, el haber respondido al momento de tramitar el DNI o el carnet de conducir no es exclusivo. Y vale destacar que siempre se respeta la voluntad del fallecido, que quizás en el documento dijo que si quería donar, pero con el paso del tiempo pudo haber cambiado de opinión, es por eso que se confirma la voluntad con la familia, explican desde el ECODAIC.

(Foto: Agencia Estudio C)

(Foto: Agencia Estudio C)

El siguiente paso es la búsqueda de receptores a los órganos que sean viables de transplantar. Con las características biológicas y el grupo sanguíneo del donante se inicia la búsqueda de los posibles receptores a través de un sistema informático llamado SINTRA, administrado de forma central a nivel nacional por el INCUCAI. En esta instancia el sistema toma en cuenta la compatibilidad del órgano o el tejido entre el donante y el receptor, el grado de urgencia de los receptores, y la antigüedad en la lista de espera. Por un donante puede haber varios receptores que recibirán cada uno sólo el órgano que le sea necesario.

Desde ECODAIC señalan que no se conoce la identidad del posible receptor hasta tanto se cargue la información del donante y se cumple con todo un procesamiento automático de datos que realiza el sistema y los médicos sólo cargan los datos. Todo el proceso se lleva a cabo a través del sistema, que es inviolable y único, lo que garantiza transparencia e igualdad entre todos los inscriptos. Además, explican que se actualiza constantemente, minuto a minuto, de forma dinámica y automática, y que está determinado por condiciones médicas de paciente receptor.

Después, lo que se efectúa es la asignación y ablación. Una vez que ya han sido asignados los órganos, los centros de transplante preparan a sus pacientes para la intervención quirúrgica. Al mismo tiempo, en el hospital donde se encuentra el donante se inicia la ablación -extracción de los órganos- del fallecido. Luego, el cuerpo es entregado a sus familiares con el máximo respeto (es decir, la empresa funeraria encargada). El cuerpo queda en perfectas condiciones, sin alterar su apariencia exterior, ya que se remplazan los órganos y tejidos extraídos con prótesis.

Como penúltima instancia se realiza el traslado de órganos y tejidos, el cual se puede hacer a través de una ambulancia o avión, dependiendo las circunstancias -el origen y destino-, lo cual estará determinado por los datos brindados por el sistema nacional único y en base a lo cual se desarrollará todo un operativo logístico.

Por condiciones médicas, desde el momento en que se extingue definitivamente la vida, podrán pasar entre 4 a 36 horas dependiendo el órgano, tiempo en el cual se deberá realizar la ablación, traslado e implantación. El equipo de ECODAIC y otras jurisdicciones que intervengan, trabaja con la máxima responsabilidad para asegurar la conservación de órgano y el éxito del operativo. El corazón sólo puede conservarse durante 4 horas, siendo el órgano que necesita cuidados más críticos, y las córneas (una parte del ojo) pueden ser procesadas hasta durante 10 días hasta la implantación.

Por último, los médicos realizan el trasplante al paciente al que el sistema SINTRA le asignó de forma automática e inteligente el órgano o tejido. Con esto finaliza el operativo de donación, traslado e implantación; pero sin duda, comenzará todo un proceso médico extenso y complejo de tratamientos hasta lograr el éxito.

Incucai - Donar + Transplantes

Por último, desde el INCUCAI señalan que se debe tener en cuenta que…

  • El órgano donado es transplantado sin que influya la condición social o económica del receptor
  • Los pacientes sin cobertura social cuentan con programas provinciales que garantizan el acceso al transplante y a la medicación inmunosupresora
  • Las obras sociales y sistemas de medicina prepaga están obligadas a cubrir los gastos de los estudios médicos y el transplante
  • La donación es un acto voluntario, altruista, desinteresado y solidario
  • El transplante es la única alternativa para personas con daño irreversible en algún órgano o tejido
  • Los médicos, enfermeros, técnicos y administrativos garantizan que en los hospitales de nuestro país se desarrolle el proceso de la donación y el transplante de órganos
  • En la Argentina hay una sólida legislación nacional que garantiza el proceso de donación, la gratuidad e igualdad, además de normas provinciales complementarias.
  • Informarse, conocer más, expresar la voluntad y comunicarlo a las personas más cercanas son un paso más en el objetivo de “dar vida”, para que todos tengamos más oportunidades

Si tenes dudas, podes consultar más información en www.incucai.gov.ar o comunicarte al 0800-555-4628. En Córdoba podes llamar al 0351 4215001 o enviar un correo a [email protected]

Advertisements

Comentarios


También podes ver