Polémica por las licencias de conducir en Córdoba

Polémica por las licencias de conducir. Con el anuncio de la Municipalidad de Córdoba que aproximadamente en 50 días entraría en vigencia definitivamente el nuevo carnet para todos los conductores que tramiten el registro en la capital provincial, se reavivó la discusión entre los distintos municipios dónde se debe sacar la licencia.

El municipio capitalino adherirá al 100 por ciento en un plazo no mayor a 60 días al Registro Provincial de Antecedentes de Tránsito de Córdoba, también conocido como RePAT, que permitirá que la municipalidad conozca si el conductor que desea obtener la licencia ha cometido infracciones y si tiene multas impagas. Además, permitirá que la Provincia a través de la Policía Caminera pueda acceder a los datos de los conductores con carnet de la ciudad ya que el municipio compartirá ésta información, unificando una única base de datos en Córdoba.

El hecho nos lleva remitirnos a casi un año antes, momento en el cual el Ministro de Seguridad Alejo Paredes y el intendente de la ciudad de Córdoba Ramón Javier Mestre firmaran el convenio de adhesión de la capital al RePAT. Sin embargo, era una intención de adherirse ya que hasta entonces no está completamente completado ésto (ver nota)

Pero esto no debería de ser polémica sino que una medida a favor de todos los cordobeses y de los organismos gubernamentales. La discusión se basa en que la Municipalidad de Córdoba hasta el momento otorgaba un carnet precario y ya obsoleto el cual consistía en una impresión en una hoja de papel y plastificado, lo que no contaba con ninguna medida de seguridad y ello tenía como consecuencia que no era reconocida ni validada en otras provincias o el exterior del país.

A su vez, que los capitalinos se trasladaban hasta localidades vecinas del Gran Córdoba para tramitar sus licencias. Ésto, debido a las escasas medidas de seguridad que por distintas causas laborales u otras llevaban a tener un permiso de manejo de mejor calidad, al igual que la oportunidad de obtener el registro a un precio menor que el de los CPC de la ciudad, y de manera más fácil. Y a esto se le suma que no hay que renegar con la pésima atención de los empleados municipales que frecuentemente se encuentran de asamblea o entrega pocos números, y también la poca disponibilidad horaria para sacar el carnet.

Por otra parte, los intendentes del Gran Córdoba se manifestaron sobre esta situación en la que el municipio capitalino comenzará a entregar el nuevo carnet de conducir, y al mismo tiempo con que los inspectores de tránsito sancionarán a quienes no cumplan con la normativa que los conductores con domicilio en la ciudad de Córdoba deban tramitar su licencia en los CPC.

El intendente de Mendiolaza dijo que seguirá emitiendo los carnet a los capitalinos ya que se ampara en la Ley Nacional de Tránsito que habilita a los municipios a emitir licencias de conducir sumado a que la localidad se encuentra adherida al RePAT. Además dijo que quienes van a tramitar el permiso a su ciudad lo hacen porque no encuentran dificultades con el horario de atención, el trato con el personal, entre otras cosas, y no porque el examen sea más fácil.

En cambio, el intendente de Saldan fue más cauto y dijo que no otorgará más licencias a los conductores con domicilio en la ciudad de Córdoba cuando el municipio de la capital se adhiera completamente al RePAT. Aunque destacó que quienes tramitar el registro en dicha ciudad es por la disponibilidad de horarios y la atención al ciudadano.

A pesar de ello, en los próximos días la Municipalidad de Córdoba comenzará a entregar los nuevos carnet de conducir, comenzando por el CPC Rancagua, y en un plazo de 60 días cambiará completamente la forma de tramitarlo, y el carnet en sí.

Comentarios