Mitos y verdades sobre el alcoholemia: pruebas y resultados

Mitos y verdades sobre el alcoholemia. Popularmente se dicen muchas cosas sobre cómo mentir en una prueba de alcoholemia cuando se está en un control, al igual que cuáles son las sustancias que pueden dar positivo a pesar de que no se ingirió ni una sola gota de alcohol.

Para conocer cuál es la verdad, no hay mejor forma que realizando las pruebas de manera experimental, y así comprobar o lograr desterrar el mito. La situación fue planteada ante las autoridades de la Municipalidad de Córdoba, quienes accedieron a poder llevar a cabo las pruebas.

El evento se realizó en el Centro Municipal de Capacitación de Transporte y Tránsito, con presencia del Director del establecimiento Pablo Farías, el Director de la Policía Municipal de Tránsito Ignacio Alonso, un grupo de 20 inspectores invitados, profesionales de la salud del Hospital Municipal de Urgencias y también estuvo el equipo de Tránsito Córdoba para presenciar la situación.

Procedimiento. Los distintos presentes remarcaron la necesidad de tener un procedimiento claro y ordenado que garantice la transparencia y efectividad del control, y valoraron positivamente el que utiliza el municipio capitalino.

El protocolo que se utiliza por parte de los inspectores de tránsito cordobeses está establecido por la Ordenanza 10216, la cual dispone que cualquier conductor que tenga o no signos de haber bebido pueda participar de un control. Además dispone que se utilizarán los alcoholimetros que miden la presencia y el grado de alcohol en el aire expirado.

Pero lo esencial radica en que el procedimiento garantice si la persona está dentro de los límites de la normativa o los supera, para poder determinar si está apta o no para conducir. Es por eso que se usan dos aparatos: el alcoholimetro pasivo y el activo; el primero sólo arroja si existe alcohol en el aire expirado, mientras que el segundo permite dar cuenta de cuál es el nivel de alcoholemia (en números).

En caso de dar positivo con primer aparato se utiliza el segundo. Si arroja un resultado mayor al que permite la normativa, se le realizará una segunda prueba pasados los 10 minutos para verificar si existe alcohol en sangre de manera garantizada.

La prueba. En el experimento realizado con la Municipalidad de Córdoba, en el Centro de Tránsito, se utilizaron 3 alcoholimetros:

  • Equipo con reloj aguja como indicador (modelo viejo, ya en desuso en la capital);
  • Equipo de detección pasiva de alcohol etílico en aliento;
  • Equipo de detección y medición de la graduación alcohólica en aliento

En cuanto a las sustancias que se utilizaron para las pruebas, se seleccionaron las que son más comentadas y pueden llegar a ser conflictivas, si se quiere. Es común escuchar que alguien tiene la fórmula para poder mentirle al aparato, al igual que hay otros que usan como excusa haber ingerido una determinada sustancia y por eso da positivo.

Desde masticar granos de café, un caramelo de menta, tragar una cucharada de aceita, entre otras cosas, suelen ser supuestos métodos para que el alcoholimetro quede burlado. También existe la fuerte teoría que algunos enjuagues bucales pueden dar positivo en la prueba.

Pero para simplificar, se decidió probar con:

  • Whisky
  • Enjuagues bucales varios, con y sin alcohol
  • Cerveza Quilmes, versión con y sin alcohol
  • Fernet con Coca
  • Cigarrillo

En todos los casos, para comprobar que el voluntario no tuviera aliento con presencia de alcohol ni haya ingerido anteriormente algo que pueda afectar el procedimiento, antes de la prueba se realizó un testeo con el equipo pasivo. El resultado debería (y así lo fue) negativo.

Luego del consumo de la sustancia que correspondía, se realizó una prueba a 2 minutos, tanto con el equipo pasivo como el activo, y se determinó así presencia y graduación alcohólica. Luego a los 10 minutos (según expresa la ordenanza vigente) la prueba de contraste, con ambos equipos.

Por último, en algunos casos y para descarte total, se procedió a una tercera prueba minutos más tarde como manera de garantizar el resultado.

Resultados. Luego de las distintas pruebas, se observaron los resultados y hay algunos datos arrojados que sorprendieron notablemente a todos, al igual que hay resultados que comprobaron una vez más lo que se cree usualmente.

Whisky. Para esta bebida se utilizó en la prueba un escocés marca “House of Lords” con 43% de graduación alcohólica, con el que se realizó un buche y luego de desechó el líquido. En la prueba con el alcoholimetro digital pasivo, el resultado fue positivo; es decir, el aparato detectó alcohol expirado.

Con el alcoholimetro digital activo una vez pasados los 2 minutos de realizado el “buche”, la graduación alcohólica que arrojó fue de 2,95. Una cifra altamente considerable, dado que el voluntario no tomó ninguna bebida con anterioridad -lo cual fue corroborado con el alcoholimetro previo al enjuague con whisky-, y teniendo en cuenta que sería motivo de multa, suspensión de licencia y remoción del vehículo.

Sin embargo, 15 minutos más tarde se realizó una nueva prueba y el resultado fue negativo con ambos aparatos. Los profesionales de la salud explicaron que la situación de las primeras dos instancias se debe a que el alcohol -y el aire del mismo- quedó en la boca del voluntario, pero con el paso del tiempo no quedó nada. Por eso resulta importante el protocolo de control mencionado.

También resultó llamativo que se hizo una prueba con una medida de whisky y el alcoholimetro pasivo detectó alcohol en el momento en el cual se movió el vaso que contenía el líquido.

Colgate Plax Azul (con alcohol). Luego de realizado un enjuague se procedió a la primer prueba con el alcoholimetro digital pasivo, y como resultado arrojó positivo.

Con el aparato activo en un control a los 3 minutos, la graduación alcohólica fue de 1,99. Una vez pasados los 10 minutos del enjuague se hizo la misma prueba, y el resultado fue de 0,006, mientras que a los 15 minutos sólo con el alcoholimetro pasivo se pudo dar cuenta que no quedó nada de la sustancia y el resultado de alcohol fue negativo.

Una vez más, se destaca la necesidad de corroborar al menos en dos ocasiones. Esto garantiza que se tenga certeza si el conductor ha ingerido alcohol y tiene una graduación que supera el límite.

Listerin Whitening (con alcohol). El voluntario hizo un enjuague bucal con el líquido y luego lo arrojó. Posterior a eso, se hizo la primer prueba con el alcoholimetro pasivo y el resultado fue positivo. Pasados los 3 minutos de eso, el control con el aparato activo arrojó una graduación alcohólica de 1,70.

Sin embargo, a los 10 minutos se volvió a realizar la prueba con el equipo activo y el nivel de alcoholemia fue de 0,00, al mismo tiempo que el aparato pasivo dio negativo. Resultado contundente.

Cerveza Quilmes Cristal (con alcohol). La cerveza es una de las bebidas alcohólicas con menor graduación, sin embargo, beber una lata ya cambia la situación si se tiene que conducir. En la prueba con esta sustancia se repitió el mecanismo utilizado con anterioridad, se hizo un buche y luego se desechó el líquido.

A los tres minutos de esto, la prueba con el alcoholimetro pasivo dio positivo y con el aparato activo la graduación alcohólica arrojada fue de 0,87. Pasados los 15 minuto, en ambos casos el resultado fue negativo.

Por otra parte, un voluntario distinto bebió completa una lata de cerveza de 354 ml y luego se realizaron distintas pruebas. Una vez hecha la ingesta, la prueba con el alcoholimetro pasivo dio positivo. A los tres minutos de tomada la cerveza se hizo una nueva prueba pero con el aparato activo, y la graduación alcohólica fue de 0,18.

Contados los quince minutos de bebida la lata, el control con con el equipo activo dio como resultado 0,09 de nivel de alcoholemia, y lo mismo ocurrió a los 30 minutos, manteniéndose la misma graduación.

Cerveza Quilmes Lieber (sin alcohol). Esta bebida, aunque se la promocione y venda como que no tiene alcohol, sí lo tiene. Aunque la graduación alcoholica es mínima (0,8 por litro), entrando en lo permitido por el Código Alimentario para su comercialización.

En las pruebas realizadas, no se detectó alcohol cuando sólo se hizo un buche ni luego de pasado el tiempo una vez hecha la ingesta de la bebida por parte de un voluntario.

Fernet con Coca. Es, tal vez, la bebida más consumida por los cordobeses. Además, es con la que se caracteriza la provincia de Córdoba. Pero más allá de eso, también es una de las que dio positivo en las pruebas realizadas.

Se hizo un buche con la preparación de Fernet Branca y Coca Cola (“fuerte”, según el voluntario), y se desechó el líquido. Más tarde, la prueba con el alcoholimetro pasivo dio positivo; con el aparato activo la graduación alcohólica arrojada fue de 2,60. Sin embargo, pasados los 10 minutos, no se detectó alcohol con ninguno de los dos equipos.

La importancia de las pruebas

Tal vez algunas personas se pregunten el por qué hacer esta prueba. Una de las respuestas podría ser que de esta manera se comprueban una vez más algunas versiones acerca del alcoholemia. Por ejemplo, se dio cuenta que el enjuague bucal efectivamente sí puede dar resultado positivo en un control, aunque sólo en los primeros minutos ya que tiempo más tarde el la prueba dará negativa.

Lo mismo con la cerveza con alcohol, por más que la graduación alcohólica de la bebida sea poca y el tamaño de la lata también. En los minutos más cercanos a la ingesta el nivel de alcoholemia será mayor al que arroja la prueba con el paso del tiempo.

Por otra parte, también se comprobó que no es lo mismo beber whisky que la cerveza o el fernet con coca. Comparando los resultados de las pruebas con las tres, en el caso de los enjuagues, la bebida blanca dio el mayor nivel de alcohol expirado, seguido por el fernet y por último la cerveza.

También sirvió para mencionar que es importante que tanto los inspectores municipales o cualquiera sea la autoridad de aplicación y ejecución de los controles, al igual que los conductores, conozcan cuál es el debido procedimiento que se tiene que seguir para dar cuenta si efectivamente se está incumpliendo con la ley o no. Más teniendo en cuenta que en Córdoba comenzará a regir la nueva ley de “Alcoholemia Cero”.

Y por último, aunque se diga que estas pruebas ya han sido realizadas, nunca está de más el conocimiento y la experiencia en el ser humano. Además de mencionar que se despejaron dudas por parte de los presentes en el evento: inspectores, profesionales de la salud, comunicadores y autoridades. Como en Tránsito Córdoba se destaca, la información es lo que importa.

(Crédito fotos: Tránsito Córdoba)

Comentarios


También podes ver